DÍA 4 HABEMUS PAPAM

 Pasada la resaca de la fumata blanca, llega el momento en que los rumores, las noticias y pseudonoticias, las realidades y los bulos empiezan a crecer sin cesar. Y es que el nombramiento de un Papa sigue despertando las inquietudes del mundo católico, y la del que no confiesa dicha religión.

 Asistimos por un lado a la emoción de los creyentes, a los ritos que teníamos por casi olvidados, tras el largo papado de Juan Pablo II, que ahora parecen repetirse y casi sonarnos como una cuestión habitual, pero que no deja de tener ese aire misterioso, pero enbaucador que nos enseñó perfectamente “Las Sandalias del Pescador”.  Esta emoción de los creyentes, vivida con envidia por muchos que no lo son, nos descubre a un Cardenal argentino del que, al menos en mi caso desconocíamos casi todo, y lo conocemos realmente desde el prisma del que ahora se llama Francisco I.

 En principio, se trataría en exclusiva de un nuevo Jefe de Estado de un pais extranjero, además, el Estado más pequeño del mundo, y por otra parte, la cabeza de la Iglesia Católica, una religión entre las mayoritarías que se suponen que son tres, pero que a primera vista su doctrina no sería de seguimiento obligado para una inmensa mayoría.

 Pero se trata del nuevo Papa, y para católicos por supuesto, para creyentes de otras confesiones, y para ateos de cualquier religión, tiene una dimensión muy superior a lo anteriormente dicho. Levanta pasiones en favor y en contra antes de haber dicho una palabra y aún desconociendo el pasado del ahora pontifice. ¿Porque será?, si fuera algo tan anecdótico como un Jefe de un miniEstado, y la cabeza de una confesión religiosa, no tendría tanta relevancia, como paralizar todas las emisiones televisivas y radiofónicas, encabezar todos los periódicos y ser el centro de un sin fin de debates. Pero es el Papa, y sus palabras nos guste o no, tienen una resonancia superior a la del mismísimo presidente de los Estados Unidos, un comentario, un detalle un pequeño guiño del pontífice genera un mar de noticias y un océano de interpretaciones. ¿Se deberá esto a que se trata de la cabeza de la religión mayoritaria?, si no me falla la memoria, la mayoritaria sería el Islam, y la segunda plaza sería para el cristianismo, pero tendrían que desgajarse todas sus versiones. Sin embargo ninguno sabríamos decir quienes son cabeza del Islam, cual es el Rabino principal, o a parte de  su Majestad la Reina de Inglaterra quien lleva las riendas de alguna de las comunidades protestantes, eso sí, el Papa es seguido de forma masiva, es un auténtico personaje mediático, que supera en sus actuaciones a cualquier estrella de rock. El porque de este foco mediático ¿Quien lo sabe?

 En el aspecto político es innegable la influencia, tanto en las decisiones interiores de los Estados, como en las relaciones internacionales, las malas lenguas hablan que en el vaticano se encuentra el mejor servicio de inteligencia del mundo, superando al mismísimo MOSAD, y pocos paises pueden presumir de tener unas relaciones diplomáticas tan extensas como el Estado Vaticano, con todo ello ha sido, es y presumiblemente será una de las fichas principales en los grandes conflictos de este nuestro planeta azul.

 Vista la situación del Estado que ahora cambia de gobernante, nos toca  acercarnos al hasta ahora conocido como Cardenal Bergoglio, y a partir de la tarde del 13 de marzo de 2013 Francisco I.

 Un Papa por sorpresa, o no tanto para el colegio cardenalicio, pues le eligen Papa, después de un Benedicto XVI, que ahora se nos cuenta que su elección fue desbloqueada por el entonces Cardenal Bergoglio, así que es posible que ya en aquel momento tuviera un gran apoyo del cónclave, que se tornara en mayoritario, mal ojo tuvo la prensa, o supieron despistar bien los purpurados. Hasta el último momento las miradas recaían sobre otro cardenal, ese equívoco intencionado o no, en que la wikipedia coronaba como pontífice por unos minutos al cardenal Scola, y los augurios aumentaban al desaparecer su cuenta de twitter minutos antes de escuchar el “Habemus Papam”.

 Y una vez que se abrieron las puertas, se despejaron los caminos para los conspiranoicos, que mejor puesta en escena para alentar las intrigas vaticanas. Un maestro de ceremonias de voz temblorosa y con la cabeza cuasi convulsa, al parecer producto del párkinson, pero que provocó que la red se inundara de conspiraciones de todo tipo. Seguidamente aparece su santidad, de blanco, sin estola, con un cardenal que parece discutir tras él, aunque no lo hiciera, pero es la imagen que levanta todas las sospechas de los cazadores de illuminati. Toda una escenografía perfecta para que la literatura doméstica sobre intrigas vaticanas se extienda como la pólvora.

 Al final el protagonista, entra en escena, ya no es el cardenal Bergoglio, es Francisco I, los mensajes corren de uno a otro lado, “es el argentino”, un gesto simpático para comenzar, una apuesta clara por la oración, lo dicho anteriormente, todos los gestos provocan ríos de tinta es el Papa de la Iglesia Católica. Del que sabemos que es futbolero, que su equipo es el San Lorenzo de Almagro, sus padres son Italianos y que le une una gran relación con nuestra España, pero a partir de ahí empiezan a dispararse las versiones contradictorias, se puede leer que se trata de un progresista, mientras que en otro auditorio se escucha su carácter conservador, parece obvio su oposición al matrimonio homosexual, mientras que en otro lugar se destaca su apuesta por los pobres, eso si, viajaba en metro. Estas valoraciones nos hacen tener una idea sobre la persona que va a tener tan gran influencia sobre la sociedad, pero las valoraciones interesadas, empiezan a desvirtuar la figura del pontífice, y recordando el falso título de nazi que se le dió a Benedicto XVI, esto es muy peligroso y nada positivo, más cuando apenas han pasado 24 horas de la elección del pontífice, y ya se le ha calificado de colaborador activo de la dictadura, estar relacionado con el robo de niños, incluso participar en delitos de lesa humanidad, eso si todas las acusaciones, no se si por precipitadas, falta de tiempo, de pruebas o inexistencia de los hechos, sin acreditar mínimamente su realidad.

 Suelo sospechar cuando a alguien se le quiere santificar antes de tiempo, pero mucho más sospecho cuando se demonifica a alguien tan rápidamente, ahora le queda el turno a la literatura, que parece será prolífera.

 Mientras a su Santidad le queda una importante tarea por delante, quien sabe si como dicen, nos encontraremos ante un nuevo Juan XXIII, o será este un nuevo papa de transición, esperemos que al menos no sea el tan profetizado Pedro el Romano, o si.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

One Response to DÍA 4 HABEMUS PAPAM

  1. Alberto dice:

    Posiblemente la tarea que le quede, no solo sea por delante, sino por detrás y hasta por los lados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s