DÍA 28 CUENTOS DE PRINCESAS

 No hemos acabado de digerir, la imputación de la Infanta Real, y las tormentas arrecian fuerte sobre la Zarzuela, así, por fin se imputa a la hija del Rey, no es mi deseo, pero si tranquilza, aunque sea sólo de vez en cuando, que se trate a todo el mundo por igual, si bien la fiscalía espera poder conseguir, que nuestra tranquilidad no dure mucho, pues causa sorpresa esa defensa a ultranza de la Infanta, y pueden pensar las mentes maliciosas, que no sólo contará con la defensa del despacho de Don Miquel Roca, sino también, con la del Ministerio Público, pero seré yo bien pensado, y soñaré con que el Sr Fiscal, en situaciones idénticas, solicite la no imputación de cualquier persona que pase por tragos similares.

 Pero aquí no se acaban los problemas para nuestra entrañable Casa Real, pues, como hemos dicho, las tormentas arrecian fuerte sobre Zarzuela, y la próxima semana se prevé una Ciclogénesis Explosiva en los aposentos reales, con la presentación de un libro “Adiós Princesa”, donde el primo de Doña Leticia Ortiz, David Rocasolano, nos adentra en un pasado que puede tambalear un poco más de lo que está los cimientos de nuestra Monarquía, así según lo que nos cuenta la prensa, concretamente Vanitatis, “Se limita a describir, y que juzguen los hechos, la intimidad de la Familia Real, con poderosos retratos del Rey y la Reina, de los Príncipes de Asturias, de los Duques de Palma y de Lugo…”

 Un libro más sobre nuestra monarquía, no tendría por que llamarnos en exceso la atención, salvo en los círculos palaciegos, o en la prensa del corazón, pero el momento, es decir, tras la imputación de la Infanta y los escándalos de cierta princesa alemana, así como el origen, la familia de la propia princesa, le dan un valor distinto al libro, no tanto por el número de ventas que tenga, como las consecuencias que provoque, que salgan a la luz pública cuestiones que conlleven un mayor desprestigio de la Institución.

 La opinión pública parece que ya tiene un movimiento, completamente opuesto al de su Majestad, y tras la última publicación de Metroscopia, información que proporciona el diario El País, “El apoyo al Rey se desploma, sobre todo en los jóvenes”.

 En mis años de facultad, un excelente catedrático de Derecho Constitucional, nos decía, que nuestro sistema, era en realidad una Monarquía Republicana, y gran razón tenía. Lejos quedan los tiempos, aunque no hayan pasado muchos años, en que las noticias negativas referentes al monarca o su familia eran inexistentes, pero llegados los numerosos presuntos escándalos, no dejan de aflorar los foros en que se plante la conveniencia de una abdicación del Rey, o un tránsito a un sistema republicano puro, y la propia Constitución, en caso de obtenerse las mayorías necesarias lo permite, así que, quien sabe, si en unos años, tenemos una Jefatura del Estado carente de sangre azul.

 Pero hoy por hoy, la Monarquía es el sistema aprobado en nuestra Carta Magna, y por tanto el vigente, y en opinión de quien escribe el más económico, lo que importa mucho en tiempos de crisis, eso de no tener que afrontar el coste unas elecciones de forma periódica, ni el sueldo vitalicio de cada Jefe del Estado sin sangre azul, que fuera elegido de forma periódica, supone un ahorro interesante para las arcas públicas, y como se suele decir, si algo funciona bien para que cambiarlo, pero, no debe olvidarse Don Juan Carlos y su familia, que el pueblo es el soberano, y ellos no dejan de estar al servicio del mismo, y que igualmente si algo funciona bien, muchos, seguiremos entendiendo que no hay por que cambiarlo, sobre todo si sale más barato, si no funciona bien, el coste se compensa, y si encima el soberano está irritado, porque no llega a finde mes, y a veces tampoco al comienzo, dejará de ver la Monarquía como la mejor opción, pues al fin y al cabo, parece ser cierto que estamos en una Monarquía Republicana, y las mayorías ponen y quitan lo que interesa en cada momento.

            Y repasando la historia, nuestros primeros monarcas ya eran electivos, y ahora los distintos campeadores, que caminan por España, por muy buen vasallos que sean ya no deben nada a ningún Señor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s